Trogonophis wiegmanni elegans (culebrilla mora)

Introducción

Trogonophis wiegmanni Kaup, 1830 es el único representante del género y de la subfamilia Trogonophinae en el norte de África (Gans, 1960). Su distribución general interesa todo el Magreb mediterráneo, extendiendose desde el sudoeste de Marruecos hasta el nordeste de Túnez (Bons y Geniez, 1996; Schleich et al., 1996).

Se reconocen dos subespecies: Trogonophis wiegmanni wiegmanni Kaup, 1830 y Trogonophis wiegmanni elegans (Gervais, 1835). La primera se distribuye por Túnez y Argelia y penetra por el oeste hacia los contrafuertes orientales del Rif y del Medio Atlas. La segunda, T. w. elegans, es endémica de Marruecos y ocupa el oeste del país al norte del Atlas, con excepción de las montañas de mayor altitud (Bons, 1967; Bons y Geniez, 1996, Schleich et al., 1996). En la Ciudad de Ceuta se encuentra representada por esta última subespecie.

El carácter exclusivamente norteafricano de este taxón habría propiciado su ausencia del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Área de distribución natural

Trogonophis wiegmanni elegans es endémica de Marruecos, donde ocupa la casi totalidad del país al oeste y norte del Atlas, alcanzando Sidi Ifni como límite meridional de su distribución, en altitud no suele sobrepasar los 900 m. y más concretamente en la Península Tingitana su rango altitudinal oscila entre los 15 y los 660 m.s.n.m. (Bons, 1967; Mellado y Mateo, 1992; Bons y Geniez, 1996; Schleich et al., 1996; Pleguezuelos et al., 1999). Las lagunas en su área de distribución se deberían esencialmente a su baja detectabilidad, consecuencia de sus hábitos hipógeos, más que a una ausencia real de misma.

La Ciudad de Ceuta alberga la población más septentrional del taxón (Mateo, 1991, 1997; Pleguezuelos et al., 1999) que es, a su vez, la única del Estado Español y de la Unión Europea. En esta localidad se ha encontrado tanto en la zona continental como en el Monte Hacho (Pleguezuelos et al., 1999).

Hábitat

Trogonophis wiegmanni elegans habita en zonas con ombroclimas desde árido hasta húmedo (Bons y Geniez, 1996), exhibiendo una acusada plasticidad ecológica. Vive generalmente en terrenos abiertos y cubiertos por numerosas piedras, con suelos más o menos sueltos, pudiéndose encontrar bajo rocas y troncos caidos, sobre todo en las estaciones más húmedas (Bons, 1967; Pleguezuelos et al., 1999). También se ha registrado su presencia en áreas boscosas y estepas con o sin arbolado disperso (Schleich et al., 1996).

En Ceuta se ha encontrado en zonas con suelos sueltos y textura arenosa, con nula o escasa cobertura arbórea, y curiosamente con relativa abundancia en cunetas obturadas por tierra suelta, hojarasca y otros residuos vegetales (Pleguezuelos et al., 1999).

Biología

Especie de hábitos estrictamente fosores, al igual que las especies del género Blanus. Pasa la mayor parte de su vida enterrada, extendiendo su actividad a la superficie únicamente por la noche y en los meses de primavera (junio, principalmente), posiblemente para completar su ciclo reproductor (Schleich et al., 1996). Durante el verano, los animales se refugian a mucha mayor profundidad en el suelo que en las estaciones más húmedas, cuando no es dificil encontrarlos bajo piedras o tocones (Bons y Geniez, 1996). Su alimentación es básicamente entomófaga, centrada en formícidos, isópteros y larvas de otros insectos de hábitos hipógeos o lapidícolas (Bons, 1967; Pleguezuelos et al., 1999).

Tamaño poblacional

No se han efectuado hasta la fecha estimas sobre el tamaño poblacional del taxón, pero la mayor parte de autores que han hecho referencia a este aspecto no la consideran escasa (e. g. Bons, 1967; Bons y Geniez, 1996; Pleguezuelos et al., 1999). En Ceuta, sin embargo, parece ser relativamente escasa, debido a sus requerimientos con respecto a la textura del suelo (Pleguezuelos et al., 1999).

Factores de amenaza sobre la especie o el hábitat

– Degradacion y compactación de suelos, esencialmente por procesos erosivos.

– Obras de infraestructura viaria.

– Uso militar-defensivo que implique alteración de suelos.

– Muerte eventual de individuos por confusión con ofidios venenosos.

– Incendios forestales, que agraven procesos de degradación de suelos.

– Pisoteo y compactación de suelos por efectos del ganado no estabulado.

– Puntualmente, roturaciones del terreno para instalación de pequeños cultivos.

Medidas específicas de conservación

– Medidas correctoras de procesos erosivos y de degradación de suelos, principalmente mediante acciones de restauración de la cubierta vegetal.

– Regulación y control estricto de actividades agropecuarias.

– Medidas preventivas contra incendios forestales.

– Regulación y control de actividades impactantes en el medio natural, mediante normativa específica adaptada a la realidad local.

– Control de actividades de índole militar-defensivo.

– Realización de estudios específicos encaminados a aumentar el conocimiento corológico y autoecológico de la especie, así como de aquellos factores que inciden negativamente sobre sus poblaciones, al objeto de arbitrar las medidas correctoras pertinentes.

– Campañas de sensibilización ciudadana y educación ambiental específicamente centradas en la problemática de conservación de la especie y de los reptiles en general.

Parte de las zonas que albergan las poblaciones ceutíes de Trogonophis wiegmanni elegans han sido propuestas recientemente como LICs (denominados «Acantilados del Monte Hacho» y «Calamocarro-Benzú», con una superficie total conjunta de 637,71 has.) por la Ciudad Autónoma de Ceuta, para su posible inclusión en la Red Natura 2000, en cumplimiento de lo establecido en la Directiva 92/43/CEE. Asimismo, parte de estos terrenos se encuentran calificados como «no urbanizables de protección ecológica» por el vigente Plan General de Ordenación Urbana de Ceuta, aprobado por O.M. de 15 de julio de 1992. Por otro lado, la zona continental de Ceuta en la que habita esta especie ha sido propuesta por Mateo (1996) como «zona de interés herpetológico» en España.

Referencias

Bons, J., 1967. Recherche sur la biogeographie et la biologie des Amphibiens et Reptiles du Maroc.  Thèse Doct. Sci. Nat., Montpellier, CNRS, A. O.; 2345. 321 pp.

Bons, J. y Geniez, P., 1996. Amphibiens et Reptiles du Maroc (Sahara Occidental compris). Atlas biogéographique. Asociación Herpetológica Española. Barcelona. 319 pp.

Gans, C., 1960. Studies on Amphisbaenids (Amphisbaenia, Reptilia). 1. A taxonomic Revision of the Trogonophinae, and a functional interpretation of the Amphisbaenid adaptative pattern. Bull. American Mus. nat. Hist., 119: 199-204.

Mateo, J.A., 1991. Los anfibios y Reptiles de Ceuta, melilla, Chafarinas, peñón de Vélez de la Gomera, Peñón de Alhucemas e islotes. Rev. Esp. Herp., 5: 37-41.

Mateo, J.A., 1996. Distribución de los anfibios y Reptiles Españoles e Inventario de sus principales áreas de interés. Informe Instituto para la Conservación de la Naturaleza. Madrid. 250 pp.

Mateo, J.A., 1997. Los anfibios y reptiles de Ceuta, Melilla, Chafarinas y los peñones de Alhucemas y Vélez de la Gomera. En: Distribución y Biogeografía de los anfibios y Reptiles en España y Portugal, J.M. Pleguezuelos (Ed.). Monogr. Herpetol., 3: 451-464.

Mellado, J. y Mateo, J.A., 1992. New records of Moroccan Herpetofauna. Herpetol. J., 2: 58-61.

Pleguezuelos, J.M., Mateo, J.A., Geniez, P., Fahd, S. y Martínez, F.J., 1999. Anfibios y Reptiles de Ceuta y su entorno. Instituto de Estudios Ceutíes. Ceuta (en prensa).

Schleich, H.H., Kästle, W. y Kabisch, K., 1996. Amphibians and Reptiles of North Africa. Koeltz Scientific Books. Koenigstein. 630 pp.