Vivero forestal

El Vivero forestal ocupa un área de 1000 m2 destinada al cultivo de plantas forestales. Este proceso incluye la recolección de frutos, la extracción, limpieza y conservación de semillas, los oportunos tratamientos de germinación, la posterior siembra en contenedores, estaquillado de ciertas especies y las pertinentes operaciones de mantenimiento en el vivero.

La mayoría de las especies que se cultivan en el vivero son autóctonas y su destino es la repoblación forestal. No obstante, de forma puntual o excepcional se cultivan otras especies con unas finalidades educativas, experimentales o de conservación de especies amenazadas, no superando el conjunto de éstas el 5% de la producción.